Alimentación de animales herbívoros: cómo darles buen cuidado

La cría de animales, sea para fines domésticos o de comercialización implica cierto conocimiento de sus hábitos, ciclos de reproducción y por supuesto, de su alimentación. Este aspecto es uno de los más importantes, ya que de los alimentos depende gran parte de la supervivencia del animal. Cuidar animales herbívoros implica mucho conocimiento, paciencia y mucho tacto, por lo que no está de más seguir algunos consejos, como estos que se presentan a continuación.

 

Cría y alimentación de conejos

Los conejos son la especie más conocida dentro de la cría de herbívoros. La cunicultura, como comúnmente se designa a esta práctica, comprende tanto su alimentación y reproducción, sobre todo con fines comerciales. Sin embargo, cada vez es más común que las personas vean los conejos como apacibles animales de compañía y los tengan como como mascotas. En la actualidad es posible conocer que comen los conejos por páginas online como que-comen.net, donde también se documenta parte de sus hábitos.

La alimentación de los conejos en estado silvestre es muy variada y se constituye principalmente de hierbas, raíces, ciertos cereales y la corteza de algunos árboles. Esto favorece principalmente a sus incisivos, que están diseñados para roer este tipo de alimentos. Cuando los conejos se crían en espacios cerrados o en ciertos ambientes urbanos, su alimentación cambia.

Algunos alimentos que pueden comer los conejos domésticos son los siguientes:

  • Heno.
  • Hierbas frescas.
  • Pienso de conejo.
  • Verduras como el brócoli, las acelgas y la col lombarda.

A su dieta también debe incorporarse agua y mantener el tazón donde bebe el animal completamente limpio, ya que se ensucia con mucha facilidad.

 

Caracoles, moluscos de crianza

Su cría no es muy común, aunque existen numerosas referencias de su consumo por parte de los humanos, cuando se trata de especies comestibles. Además, algunas personas los tienen como mascotas. Lo primero que es necesario saber es que la alimentación de los caracoles es muy variada, ya que pueden comer casi todo tipo de verduras. Sin embargo, saber con seguridad qué es lo que comen los caracoles puede ser de gran ayuda para su cría, especialmente si se quiere empezar con una granja de caracoles, tener uno en casa o simplemente conocer más a los que habitan en el jardín.

Entre los alimentos que más busca este animal se encuentran los siguientes:

  • Plantas en descomposición.
  • Hortalizas, como el tomate y el rábano.
  • Verduras de hoja, como la col, la lechuga y las acelgas.
  • Frutas, como las frambuesas, papaya o plátano.

Por la capacidad que tienen de comer casi cualquier hortaliza o planta que consigan, los caracoles suelen considerarse tradicionalmente como plagas de cultivo, aunque la gran mayoría son inofensivos para los seres humanos. Se recomienda mantenerlos en espacios lejos de las zonas destinadas a los huertos.

 

Cómo reconocer a los herbívoros según su tipo

Como se puede observar, los animales herbívoros no se encuentran solo en el reino de los mamíferos o los moluscos. También es posible hallarlos entre los reptiles y las aves, por lo que es necesario solicitar el consejo de algún veterinario experto antes de tener algún animal de estos como mascota. Esto se debe a que existen diferencias puntuales entre los tipos de herbívoros, principalmente en el tracto digestivo, lo que puede influir en su alimentación.

Por ejemplo, las iguanas y los conejos se agrupan entre los folívoros, que se denominan así porque consumen las hojas de la planta. Pero estos son muy diferentes de los fitófagos, que se alimentan de hierba y pasto y entre los cuales se encuentran las vacas y los caballos, por solo mencionar un ejemplo. Los herbívoros frugívoros, como las aves exóticas, se alimentan de frutos y semillas, y en este orden es posible encontrar los tucanes, algunas subespecies de la familia de las Ara -como las cacatúas y guacamayas suramericanas- y mamíferos exóticos.

 

Algunos consejos para su cría

El cuidado de estos animales debe ser muy especial, ya que a diferencia de los omnívoros o los carnívoros, deben tener una alimentación más cuidadosa y equilibrada, aparte de las condiciones necesarias para su desarrollo. Estos son algunos de los aspectos que se deben tomar en cuenta:

  • Deben tener espacio suficiente. Esto se debe a que la mayor parte de los animales herbívoros pertenecen a un hábitat silvestre, por lo que necesitan un lugar donde puedan estar cómodos.
  • Necesitan vitaminas. Sobre todo si deben formar un caparazón, como es el caso de los caracoles, por lo que es necesario incluir dosis de calcio en su alimentación. Algunos herbívoros, como las iguanas y los tucanes pueden requerir de complementos para la buena salud de sus escamas o de su pico.
  • Requieren control especializado. Es por ello que se recomienda buscar ayuda de un veterinario con conocimiento de este tipo de especies.

Los animales herbívoros no solo son fascinantes. También pueden ser una excelente opción para tener como mascota o dedicarse a su cría. La clave está en proporcionarles los cuidados necesarios para su óptimo desarrollo.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario