AMD Radeon RX 6000 series: Las claves de su rendimiento mejorado

Por: Julio Cesar Escobedo Palma

Las nuevas tarjetas gráficas que presentó AMD el pasado 28 de octubre dejaron un gran sabor de boca entre los entusiastas de la tecnología, no solo en el apartado de rendimiento, sino también por los precios competitivos que tendrán. Además, la firma anunció que, a partir del 18 de noviembre de este año, podremos conseguir las tarjetas gráficas en todos los comercios ya sean físicos o electrónicos, pero ¿por qué nos ponen tan ansiosos las nuevas GPUs de AMD?

La serie 6000 y la importancia de RDNA 2

Según la propia descripción del equipo rojo, “la arquitectura RDNA 2 es el pilar de los gráficos de los juegos de PC de la nueva generación y de las consolas PlayStation 5 y Xbox Series S y X (que pronto saldrán a la venta), lo cual nos deja a la expectativa sobre qué esperar de las nuevas tecnologías que se implementarán en las tarjetas y la mejora en cuanto al consumo energético.

Se contempla que la arquitectura RDNA 2 tiene un rendimiento 54% superior por vatio que su predecesora RDNA y no solo esto, pues el equipo rojo consiguió doblar las unidades de rasterizado a 128, probablemente lo más importante, puesto que la compañía de tecnología no solo ha conseguido superar su limitación de 64, la ha doblado en comparación con la arquitectura GCN que fue presentada hace 8 años. También las RX 6000 series duplica el rendimiento de los motores de geometría y aumentan las unidades de sombreado de manera significativa.

Infinity Cache y la necesidad de un procesador AMD

La arquitectura AMD RDNA 2 es incluso más eficiente que antes gracias a la implementación de AMD Infinity Cache, un nivel de caché totalmente nuevo que mejora el rendimiento del ancho de banda con baja energía y latencia. Con toda esta caché a su disposición, el núcleo para gráficos captura la memoria que se utiliza de forma temporal y se puede acceder a los datos de forma instantánea. Al incorporar los mejores avances en alta frecuencia de la arquitectura “Zen”, AMD Infinity Cache ofrece rendimiento escalable para el futuro. Esto significa que la nueva tecnología no solo afecta a la velocidad de procesamiento gráfico del núcleo de la GPU, sino también a la velocidad de transferencia que se da dentro del procesador (CPU).

Cabe indicar que aquí es donde entra la comparación con las nuevas GPU que presentó NVIDIA en su serie 3000. Tomaremos de ejemplo la Geforce RTX 3080, diciendo que el equipo cuenta con un bus de 320 bits y un ancho de banda de hasta 760 GBps en comparación con la serie 6000 de AMD, pero se estima que al poder ampliar la cache hasta 128 MB  compense y supere en rendimiento a la antes mencionada  RTX.

Este movimiento y la implementación de esta tecnología pretendería unificar lo que AMD ha intentado, pues para poder utilizar esta función se requeriría un procesador de AMD de última generación 5000 series.

Durante el evento de lanzamiento, AMD realizó una comparación en juegos triple A en la que mostró el rendimiento en rango de fotogramas donde superaba, en la mayoría de los casos, a su homólogo en GPU, y que hasta la fecha había sido superior en ventas y rendimiento NVIDIA, pero al ver lo que nos prepara AMD para el último trimestre de este año, queda claro que los de Sunnyvale tiene aún algo que poner sobre la mesa que cambiará el rumbo de las tecnologías para videojuego de ordenador y apartado profesional.

Ray tracing el futuro de las sombras en videojuegos

El trazado de rayos se ha vuelto popular en los últimos años al otorgar una gran calidad visual en los videojuegos, pero ¿qué tan usado es realmente? Para la mayoría de los juegos competitivos las configuraciones visuales que se utilizan son cambiadas para obtener un mayor rendimiento y no sufrir ningún problema que distraiga o entorpezca al jugador y la partida. Esta tecnología es usada desde hace dos generaciones por NVIDIA y se ha vuelto más popular, pues la mayoría de los juegos recientes o en próximo lanzamiento la incorporan; en ese sentido los de Sunnyvale no la tendrá fácil y deberá demostrar que puede ser una opción sólida no solo en rendimiento si no en apartado visual gráfico.

Su próxima generación de GPUs contará con RAY ACCELERATOR el equivalente a los núcleos Ray de NVIDIA y aunque no se sabe el rendimiento exacto se espera que sean una novedad importante para esta nueva generación de GPUs.

Fuente: AMD y Hard Zone

Entradas relacionadas