Celebra familia LeBaron Navidad entre lágrimas después de masacre

adrian lebaron

Rodeado por decenas de sus descendientes, Adrián LeBaron dio gracias a Dios mientras se preparaba para celebrar la Navidad por primera vez desde que sicarios del crimen organizado asesinaron a su hija y cuatro nietos el mes pasado.

 

El patriarca de la vasta familia mormona de origen mexicano-estadounidense se convirtió en foco de atención para la prensa luego de que hombres armados mataron el 4 de noviembre a tiros a nueve mujeres y niños, en el estado Sonora, en el norte de México, provocando indignación en ambos lados de la frontera.

 

LeBaron, con 35 hijos, 87 nietos y un bisnieto, no pudo contener las lágrimas al recordar a su hija Rhonita Miller, de 30 años, cuyo cuerpo carbonizado fue encontrado después de la masacre en un vehículo incendiado en un camino de terracería cerca de su casa.

 

“Agradecemos por darnos la fuerza para resistir aquellas cosas que nos han dolido en el alma”, dijo el hombre de 58 años, junto a Shalom, una de sus tres esposas y madre de Rhonita.

 

Los recuerdos de Rhonita y sus hijos muertos llenaban la espaciosa casa en la cima de una colina en el norteño estado Chihuahua, con una vista imponente de huertas de nogales, poco antes de que la familia se sentara a cenar pavo rostizado y comida mexicana.

 

Al terminar la noche, LeBaron cantó una canción a Rhonita en memoria de su último baile en una celebración mexicana en septiembre.

 

Su hermana Lían lucía un brazalete hecho de dos chupones de los gemelos de siete meses asesinados de Rhonita: Titus y Tiana, mientras que otros miembros de la familia usaban anillos hechos de metal tomado de los restos de la camioneta en la que la familia fue asesinada.

 

Xavier, el hijo de Lían, pensó en su primo muerto, Howard, de 12 años. “Lo extraño demasiado”, dijo el pequeño.

 

Autoridades de México han detenido a varios sospechosos vinculados con la masacre. Investigadores creen que es posible que la familia haya quedado en medio de una batalla entre cárteles de la droga que pelean la zona.

 

Vestidos con atuendos navideños, los primos de los niños fallecidos cantaron villancicos en inglés en medio de banderas mexicanas que hacían referencia a sus raíces binacionales.

 

“Estoy feliz de verlos a todos ellos jugar, pero una parte de mi está muerta, dormida”, dijo Shalom, mientras se llevaba las manos a la cara, incapaz de aguantar el llanto. “Les arrebataron la oportunidad de vivir”.

Fuente: 24 Horas

Dejar un Comentario