Comunidades denuncian presiones y falta de información en plena consulta por el Tren Maya

 

En la fase consultiva sobre el Tren Maya,  la incertidumbre está presente en el pueblo maya. Algunos comisarios ejidales denuncian recibir presiones para impulsar el sí.

 

Otros no tienen claridad sobre qué implicará para las comunidades uno de los principales proyectos de desarrollo del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

El pasado 29 y 30 de noviembre el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) asignaron una tarea compleja a las autoridades ejidales: llevar información sobre los beneficios del Tren Maya a sus respectivas asambleas para regresar el 14 y 15 de diciembre con la anuencia de sus comunidades.

 

INTROMISIÓN DE EMPRESAS

Así lo corroboró el comisario ejidal de Tenabo, José Rigoberto Huchím Uc, quien en la asamblea informativa cuestionó sobre la intromisión de empresas intermediarias de Fonatur.

“Una compañía contratada por la dependencia gubernamental ha ejercido presión para que los pobladores aceleren las asambleas ejidales en las que se trata el tema del tren.

“Ellos están contratados para hacer estudios de suelo y mediciones pero están brincando a algo que no les corresponde, quieren que hagamos una asamblea convocada cuando no existen los lineamientos”, denuncia Huchím Uc.

 

Consultora Bya Barrientos y Asociados

El comisario se refiere a la consultora Bya Barrientos y Asociados quienes, aseguró, lo han presionado para que delibere a favor sin realizar la asamblea de ley.

 

A lo largo de las vías del tren existentes viven alrededor de 23 mil familias, a las cuales no les queda claro si serán reubicadas y si les serán repuestas sus viviendas entre casas tradicionales mayas y construcciones actuales. 

 

EN CAMPECHE

En el municipio de Calakmul, Campeche, uno de las preocupaciones reiteradas es los escasez de agua. La solución es la lluvia captada por miles de familias en cisternas.

 

Para subsanar esta carencia el proyecto del Tren Maya en coordinación con Conagua y Fonatur reparten agua, al principio de forma gratuita, ahora de 250 y 350 pesos por pipa.

 

El núcleo ejidal Pedro Raul Chi Canche aseguró que cuentan con asesoría legal y que van a defender lo que por ley les corresponde. 

”Hemos aprendido mucho, se hacen las carreteras federales pero es propiedad del ejido, tenemos que pagar abogado. Ahora crean el tren pero la tierra es de nosotros y nos tienen que pedir permiso para que crucen las vías”, advirtió a las autoridades federales durante la fase informativa.

 

Al comisario del ejido de Becán, Nicolás Montero Díaz Calakmul, no le queda claro el proceso de consulta indígena, para él lo más importante es que se subsanen las necesidades que atañen a la población.

 

DIFERENCIAS ENTRE CONSULTAS 

Elisa Cruz Rueda, profesora investigadora de la Escuela de Gestión y Autodesarrollo Indígena, de la Universidad Autónoma de Chiapas, señala que avanzar a la fase deliberativa con una consulta pública de votación en urnas y una consulta indígena genera serias confusiones entre la población y la ciudadanía.

 

Explicó que la Consulta Pública tiene como finalidad recabar la opinión de la ciudadanía a través de preguntas cortas con respuestas tales como sí, no, no sé, o sobre una ley, o sobre una decisión de uno de los poderes del Estado (ejecutivo, legislativo o judicial), y esa opinión puede o no ser tomada en cuenta por ese poder.

“La Consulta Indígena, en cambio, está regulada por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, firmado y ratificado. En el caso de México, precisó la académica, por el Presidente de la República y el Senado. 

 “En dicho convenio, están otros instrumentos que deben aplicarse como lo es las opiniones del mecanismo de expertos y los estándares internacionales que se derivan de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es obligatoria para México desde 1998”.

 

DESPOJO DE TIERRAS

Diversos indígenas y campesinos consideran “que estos mega proyectos sólo intensifican el despojo de tierras, la destrucción de zonas arqueológicas, la explotación y la esclavización de los pueblos mayas que desde siempre han sido vistos como objetos de valor para atraer al turismo”, puntualizaron. 

 

Activistas. académicos y campesinos del pueblo Maya han dicho que no permitirán que se realice la consulta convocada por el gobierno federal para este  14 y 15 de diciembre, anota josecardenas.com

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario