Hackeo a Pemex pudo originarse de una USB

 

Las memoras USB pueden ser la puerta de entrada para una catástrofe de ciberseguridad en cualquier organización sin importar su tamaño, pues una descarga o un archivo infectado es una vía para ataques cibernéticos.

 

El hackeo del que fue víctima Pemex, la semana pasada, pudo venir desde el interior de la compañía, incluso por la conexión de una memoria USB, señala Axtel.

 

Luis Ochoa, director de Operación TI y Ciberseguridad de Axtel, recomienda a los departamentos de tecnología de las empresas e instituciones, bloquear los puertos USB de las computadoras, ya que son una vulnerabilidad para la red.

 

CONTRATO CON PEMEX

En 2015, Pemex firmó un contrato por 116 millones de dólares con Axtel para que le brindara los servicios de un centro de datos con el fin de reducir las interrupciones en su operación. Dicho contrato está vigente hasta el próximo 31 de diciembre.

 

Ochoa comentó que Axtel brinda tres tipos de servicio prioritarios: la continuidad operativa, ciberseguridad y respaldo y recuperación.

 

Explicó que si bien sus centros de datos garantizan la seguridad informática de sus clientes, las empresas no están exentas a un ataque debido a la falta de medidas de seguridad al interior.

 

Miguel Ángel Mendoza, investigador en Seguridad para ESET Latinoamérica, comentó que la forma de infectar una red empresarial, como la de Pemex, puede ser muy variada, ya sea a través de una USB, un archivo malicioso descargado desde un correo electrónico, o un enlace a una página web.

 

El especialista subrayó que la falta de información por parte de Pemex respecto al incidente ha llevado a la especulación, por lo que es importante que se dé a conocer el tamaño de la gravedad por medio de información pública, reporta El Sol de México.

Dejar un Comentario