Hombre aplasta y mata a su hijo; la mamá miente para protegerlo

 

 

Adrian Hoare, de 23 años, y su novio de 25 años, Stephen Waterson, consideraron que el pequeño Alfie estaba muy inquieto y decidieron ‘darle una lección’.

 

Ese 1 de febrero de 2018, el sujeto reclinó el asiento del automotor hacia atrás y comprimió al chiquillo contra el asiento trasero. Por la falta de aire, el niño sufrió un paro cardíaco y murió.

 

La madre también fue inculpada de golpear al pequeño mientras gritaba en el auto, que estaba siendo conducido por Marcus Lamb, un amigo de la pareja y el esposo de la testigo, Emily Williams.

 

La madre de Alfie, Adrian Hoare de 23 años, estaba en el asiento de atrás y también está bajo custodia con cartos por homicidio inintencional, como su novio (Facebook)

 

AMENAZAN A LA PAREJA QUE IBA CON ELLOS, EN EL AUTO

Tras el incidente, los padres de Alfie mintieron repetidamente a la policía y al personal médico.

 

También agredieron y amenazaron a la pareja que iba con ellos en el auto, para que apoyaran sus argumentos y reforzar plenamente su mentira.

La corte, hasta ahora, sabe que Marcus Lamb se encontraba conduciendo el auto. Stephen Waterson iba al lado, y Hoare detrás, con el niño entre las piernas (Especial Daily Mail)

OLA DE MENTIRAS

La corte sabe que Marcus se encontraba conduciendo el auto. Stephen Waterson iba al lado, y Hoare detrás, con el niño entre las piernas.

 

Empero, cuando llegaron los paramédicos, los padres de Alfie mintieron y dijeron que estaban en un taxi que los había bajado. Ese fue el inicio de la ola de mentiras que ambos comenzarían a decir.

 

El 3 de febrero de 2018, cuando el pequeño se encontraba al borde de la muerte en el nosocomio, Hoare envió una serie de textos a su pareja, en los que señalaba que ‘nadie podría ser culpado’ y que ‘borraría los mensajes de la conversación’.

 

'El movimiento del asiento fue una acción deliberada de Waterson, quien sabía que Alfie estaba ahí y que le estaba haciendo daño', dijo la testigo a la corte (Facebook)

 

 

ACCIÓN DELIBERADA

‘El movimiento del asiento fue una acción deliberada de Waterson, quien sabía que Alfie estaba ahí y que le estaba haciendo daño’, fue el señalamiento directo de la testigo a la corte.

Una vez más, el 4 de febrero, Hoare escribió a Waterson que no había nada más que los médicos pudieran hacer por Alfie. Y esa misma noche, decidieron apagar la máquina de respiración artificial.

 

Hoy día, continúa el juicio a los padres de Alfie, acusados de homicidio involuntario.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario