¿Ideas supremacistas?: Un hombre blanco amenaza a un grupo de afroamericanos por usar el gimnasio del edificio donde laboran

 

En Mineápolis, EU, un empresario caucásico perdió la oficina que alquilaba después de que se viralizara un clip en el que amenazaba a varios hombres de color con llamar a la Policía.

Todos se encontraban en un gimnasio habilitado para los trabajadores de un edificio de oficinas.

 

En la grabación, el hombre, Tom Austin, pregunta a un grupo de jóvenes afroamericanos si todos de ellos tienen acceso al gym. Afirma que llamará a la Policía, aunque finalmente contacta con la gerente del inmueble.

 

Los autores de la grabación, que también son empresarios que trabajan en el edificio, le acusaron de racismo.

 

Tras los hechos, el dueño del edificio, Stuart Ackerberg, director ejecutivo de la compañía Ackerberg Group, decidió rescindir el contrato de arrendamiento que tenía Austin.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Normally we don’t speak out about encounters of racial profiling and age discrimination that we face day to day in our lives as young black entrepreneurs. Although today May 26th 2020 7:51pm we encountered a situation where a man entered the facility, a shared private gym that we utilize in our @wework @mozaic_east office located in uptown Minnesota. Granted we’ve been in this office space and have rented and grown our business for the past 1 year and half here. As we were working out this man approached and immediately asked us who we were and if “WE BELONG” in this building. Granted in order to enter the building you NEED a key card to enter EVERY part of the building which EACH of our team members individually have. We all pay rent here and this man demanded that we show him our key cards or he will call the cops on us. We are sick and tired of tolerating this type of behavior on a day to day basis and we feel that we had to bring light onto this situation.

Una publicación compartida de Top Figure 🛩 (@teamtopfigure) el

 

NO FUE RACISMO

Tom Austin, entrevistado por la prensa local, reconoció que debería haber resuelto la situación de otra manera. Dijo que sus comentarios no tenían carácter racista y que tan solo defendía las reglas del uso del gimnasio.

Entradas relacionadas