Kevin mató a su madre a martillazos, le sacó los sesos, los comió y después tuvo sexo con el cadáver

En Corpus Christi, Texas, Davis, de 18 años, fue sentenciado a cadena perpetua tras admitir haber asesinado a su madre y después haber tenido sexo con su cadáver.

 

Davis primero estranguló a Kimberly Hill y después la golpeó en varias ocasiones con un martillo.                                             

Para asegurarse de que realmente la había matado, le abrió la cabeza y le apretó el cerebro con sus manos. Después, tuvo sexo con el cadáver de su madre.                                                                                                                                                                                                                              

FANTASÍAS NECRÓFILAS

El psiquiatra que lo evaluó, Joel Kutnik, dijo que el joven “quería asegurarse de que estuviera muerta, luego le metió la mano al cráneo y movió el cerebro, después me dijo que agarró un cuchillo y los mezcló y también dijo que se sentía como un masilla… luego dijo que probó el cerebro”.                                                                                                                                                                                                                                

Kutnik agregó que el asesino le confesó tener fantasías con matar a personas y después tener sexo con cadáveres y con niños, reporta telemundochicago.com

Dejar un Comentario