La Guía de tres pasos para hacer ejercicios por la mañana

 

 

 “No mires el reloj, haz lo que éste hace: seguir adelante”, fue la frase que motivó al arquitecto Julio César Flores, de 25 años, 1.80 de estatura y cien kilogramos de peso, a iniciar el reto de bajar de peso para mejorar su salud y, por supuesto, su aspecto físico.

 

Para ello, primero acudió con el médico quien, a través de diversos estudios, comprobó que no tuviera problemas de cardiopatía, hipertensión arterial, colesterol elevado y obesidad que pusiera en riesgo su salud.

 

Los entrenamientos matutinos –nos cuenta Julio-,  fue la recomendación de su doctor, ya que son una forma adecuada de asegurar que la persona efectúe un poco de actividad física antes de iniciar sus labores cotidianas, sea en la escuela, trabajo o en el hogar, “a fin de evitar excusas para no ejercitarse”.

 

Cualquier ejercicio es apropiado para una rutina matutina -comenta Pedro Méndez, Maestro en Educación Física-,  siempre y cuando “no te presiones en exceso, hasta que logres tener una buena condición física que te permita ir aumentando tu nivel de esfuerzo al ejercitarte”.

 

Al unísono, el experto sugiere establecer otras prácticas simples en tu vida diaria, como ir a dormir temprano, cenar ligero y colocar el despertador cerca de tu cama, para que te levantes a buena hora, hasta que logres disciplinarte en tu nuevo horario”.

 

DUERME ADECUADAMENTE

En entrevista con diarionoticiasweb.com, Pedro Méndez te recomienda dormir de 7 a 9 horas para despertar con la suficiente energía para realizar tu entrenamiento de manera óptima. Así que “cuando suene tu despertador, debes salir de la cama, en  vez de darle la espalda al reloj y acurrucarte de nuevo”, señala. 

 

También sugiere que programes tu radio o bien, tengas en tu dispositivo electrónico, una lista de reproducción de música que te guste pero que sea energetizante, a fin de que estimules tu cerebro y prepares tu cuerpo para el ejercicio.

 

“Al principio –acepta nuestro amigo el arquitecto Julio César Flores- te duele todo el cuerpo, de hecho, levantarse más temprano a tu horario habitual pareciera ser una tortura china, de hecho al principio lo es”.

 

No obstante, agrega,  “el mejor alivio es que después de realizar ejercicios por la mañana y de darte una ducha te sientes maravillosamente y, con el paso del tiempo, tienes más vigor y tu cuerpo comienza a fortalecerse. En mi caso, mi médico me recomendó un acheter-steroid, para lograr verme más musculoso”.

 

SE ORDENADO

Una recomendación obvia, pero que generalmente se olvida es que antes de irte a dormir, ordenes la ropa y el equipo que requieres para tu entrenamiento matutino.

 

Además, evita dejar tareas pendientes para la mañana la siguiente. Que nada te distraiga para ejercitarte, ¡prepárate pare tener éxito!

 

REFRIGERIO, 30 MINUTOS ANTES

Si bien hay personas que pueden realizar ejercicio en ayunas, el experto menciona que si en tu caso sientes una pérdida de energía o mareo, debes tomar un refrigerio por lo menos media hora antes de ejercitarte.

 

Una manzana pequeña, un plátano, una gelatina o un poco de yogurt, son alimentos ideales para darte energía durante la mañana.

 

El experto en Educación Física te sugiere llevar un registro diario de tus metas. El objetivo es no romperla, ya que sólo de esta manera, el ejercicio se volverá realmente un hábito en tu vida, el cual debes disfrutar, no padecer.

 

EJERCICIO Y SALUD ÓPTIMA

El ejercicio regular es un valioso hábito que te brinda una salud óptima. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mínimo 30 minutos diarios de actividad física.

 

“Generalmente las personas que hacen ejercicio –acota Pedro Méndez -, comienzan a alimentarse mejor y evitan o de plano se quitan los malos hábitos en su vida, como el beber alcohol, fumar, comer productos chatarra y tomar refrescos y bebidas edulcorantes”.

 

Además, menciona que mejora nuestro carácter, pues nos sentimos menos estresados, por lo que nos convertimos en sujetos más saludables, positivas, productivas y con mayor fuerza de voluntad.

 

En suma, el ejercicio provoca un cambio generalizado en la vida de las personas, el reto es convertirlo en hábito, porque mientras más actividad física realizas, no sólo fortaleces tus músculos y luces físicamente mejor, también vigorizas tu mente, entrenas tu fuerza de voluntad y te conviertes en una persona más disciplinada y, por consiguiente, exitosa.

Foto: Ella Hoy

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario