Pasos en el tejado del patio trasero

 

MSIA INFORMA

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson mandó un mensaje directo en su viaje por cinco países de América Latina y del Caribe (México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica), realizado entre el primero y el siete de febrero: reafirmar la hegemonía de Estados Unidos en el hemisferio occidental, ante la presencia creciente de China y de Rusia en la región. En otras palabras, poner orden en el “patio trasero”.

 

Tillerson dio un discurso en la víspera del viaje para dar detalles sobre los objetivos buscados, resaltando la importancia de mantener el control de los recursos energéticos.

 

CONECTIVIDAD DE LA ENERGÍA

Así afirmó, el continente se “convirtió en una fuerza energética gracias a la rápida expansión de la producción y gas natural y de petróleo de arenas bituminosas… El resto del continente puede usar la experiencia norteamericana de modelo. Nosotros vemos un futuro donde la conectividad de la energía de Canadá a Chile podrá construir y aprovechar la integración energética a través de las Américas, dando una mayor seguridad energética al hemisferio y una mayor estabilidad para las economías en crecimiento.”

 

Agregó, “América del Sur fue bendecida con abundantes recursos energético. Colombia, Perú, Brasil y Argentina, todos tienen depósitos significativos de petróleo y de gas natural no explotados. Estados Unidos están ansiosos de ayudar a nuestros socios a aprovechar sus propios recursos de forma segura y con sentido de la responsabilidad, en la medida que la demanda energética siga creciendo.”

 

ATAQUE CONTRA CHINA Y RUSIA

Sin embargo, el núcleo del discurso fueron las diatribas disparadas contra China y Rusia, naciones a las que calificó de “actores depredadores” y de “potencia imperial,” en referencia directa a China. Llegó, afirmó “América Latina no necesita una nueva potencia imperial” – o sea para qué, si ya tiene una, Estados Unidos. Al lamentarse que China ya sea el principal socio comercial de Argentina, Brasil, Chile y Perú,

 

De Rusia, afirmó su “creciente presencia en la región es alarmante,” por seguir “vendiendo armas y equipos militares a regímenes no amigables que no comparten o no respetan los valores democráticos.”

 

Además, no titubeó en entrometerse en asuntos internos de los países al pedir un golpe de Estado contra el desenfrenado presidente venezolano, Nicolás Maduro: “En la historia de Venezuela y de los países sudamericanos es frecuente que los militares sean agentes del cambio cuando las cosas son tan malas que la dirigencia ya no puede servir al pueblo.”

 

MANIATAR A IBEROAMÉRICA

Al mismo tiempo, la desesperación de Washington para maniatar a Iberoamérica crece porque constata que la región acosada por la globalización busca un respiro.

 

El 22 de enero pasado se celebró en Santiago de Chile el segundo encuentro interministerial del Foro China-Celac, en el cual los representantes de los 33 estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) apoyaron oficialmente la Iniciativa Cinturón y Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), el vasto programa de desarrollo económico e integración física de Eurasia, manifestando la intención de participar activamente.

 

Aunque las naciones necesitan precaverse de sus relaciones con el gigante asiático para no establecer vínculos de subordinación a sus prioridades, el programa en su conjunto abre un camino diferente.

 

NUEVA “GUERRA FRÍA”

La agresividad de Tillerson contra China y contra Rusia indica la intención de desatar una nueva “guerra fría” librada en suelo iberoamericano, ante nuevos acontecimientos que confluyen a la erosión del dominio hegemónico de Estados Unidos:

 

Su fracaso en el estratégico Medio Oriente, y el nuevo protagonismo de Rusia en dicha región, sumado al desafío chino del dominio del petrodólar.

 

Por ende, el hemisferio occidental se presenta como el campo natural para el atrincheramiento del poderío anglo-americano, que por su naturaleza se niega a admitir el agotamiento de sus pretensiones de hegemonía mundial.

Dejar un Comentario