¿Por qué no debes usar el Libro Azul para cotizar tu auto usado?

El mercado de autos usados en México se calcula que sea de 6 millones de unidades que cambian de dueño por año. Con estas cifras, y con lo variado que puede llegar a ser el uso o incluso el efecto de la geografía en el estado de cada uno de ellos, suena ilógico que dos autos con una vida completamente distinta, aunque sean similares, se valúen de la misma manera. Sin embargo, una de las herramientas más utilizadas para calcular el valor sigue sigue siendo el Libro Azul de carros. A continuación explicaremos por qué no debes usar esta guía para determinar el valor de tu auto.

En primer lugar, debemos entender que hay discrepancias entre el libro físico y la alternativa que encontramos en internet. La versión que consultamos quienes no nos dedicamos a la compra-venta de autos es la versión en línea, mientras que quienes sí se dedican a esto consultan la edición física. Lo que es más, la versión física cuenta con precios de compra y de venta, mientras que la edición en línea no. Así que mientras tu puedes estar muy confiado del valor de tu auto tras consultar la edición en línea, alguien más puede tener una cifra muy distinta tras consultar la edición física, así que para nada es un recurso confiable.

Segundo: los precios mostrados representan un promedio del valor de venta de los autos. Esto quiere decir que hay autos que se han vendido por más, otros por menos de lo que dicta la guía. El saber el precio promedio, mas no la condición promedio de los autos afectará al momento de declarar un precio por nuestro auto. Quizás se encuentre en mejores condiciones que el promedio, quizás en peores, pero con sólo consultar la guía nunca lo sabremos. A pesar de que la edición en línea incluye precios para condiciones “excelentes, buenas y regulares”, tampoco aclara a qué se refiere con ellas, así que será difícil determinar el estado real a menos que lo llevemos con un experto.

En tercer lugar, poca gente considera que los precios mostrados son para venta entre particulares, así que se sorprenden cuando la agencia o lote les ofrece menos de “lo que vieron en internet”. A los negocios hay que entenderlos como tales, y considerar que ellos deberán tener un margen de ganancia para seguir operando.

En cuarto lugar, y quizás el punto más importante, es que la guía no considera las condiciones reales del mercado. Hay autos que en ciertas zonas tienen más demanda que en otras. Quizás tu estés en una zona de alta demanda por tu auto, lo cual te permitiría colocarle un mayor precio, o quizás estés vendiendo un auto que nadie quiere comprar, lo cual lo abaratará. Aunque estas condiciones son notorias incluso en rangos cortos, como entre colonias o municipios, la diferencia es más marcada entre cada ciudad. Hay ciudades donde traer un vehículo utilitario será más cómodo, otras en las que un pequeño hatchback sea más práctico y popular. Eso tampoco lo sabremos viendo las cifras en la guía.

A menos de que seas un profesional de la compra-venta de autos, realmente es complicado saber la demanda real de un auto y el precio que podrías obtener por él. Afortunadamente, hay un truco al cual podemos recurrir para ello: VendeTuAuto.com. Su portal tiene la opción para cotizar nuestro auto y, por la naturaleza de su negocio, la cifra arrojada es el valor que ellos le colocan a nuestro auto según la demanda real del mercado en este momento. Claro, son un negocio y deberán tener utilidades, así que podemos aumentarle un poco a su valuación si pensamos arriesgarnos y venderlo por fuera. Lo valioso de su cotizador es que se basan en la experiencia de venta de miles de autos para saber exactamente cuánto es lo que pueden ofrecer por un auto como el tuyo, basados en su historial de cuánto es lo máximo que pueden recibir ellos por él a través de su canal de venta.

Así que ya sabes, si quieres dejar de especular y definir el valor de tu auto sin dar muchas vueltas, el cotizador de VendeTuAuto puede ser una buena opción para ello.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario