A QUIENES LOS DIOSES QUIEREN DESTRUIR, LOS ENLOQUECEN PRIMERO (VIDEO)

baila

(MSIA INFORMA)

La severa advertencia del gran dramaturgo griego Esquilo no podría encontrar mejor representación que el fiasco del presidente estadounidense George W. Bush en la ceremonia fúnebre en homenaje a los cinco policías de Dallas asesinados por un ex soldado del Ejército, el pasado 7 de julio.

 

En la ceremonia, al lado del presidente Barak Obama, del vicepresidente Joe Biden y sus respectivas esposas, Bush, quien fuera gobernador de Texas antes de llegar a la presidencia en 2001, arrancó aplausos de los asistentes en un pasaje de su discurso cuando dijo:

 

“Con frecuencia juzgamos a otros grupos por sus peores ejemplos, mientras que nos juzgamos a nosotros mismo por nuestras mejores intenciones”, moraleja que le cabe a la medida.

 

EL PATÉTICO ESPECTÁCULO OCURRIÓ DESPUÉS DE LOS DISCURSOS, EN EL MOMENTO EN QUE LA BANDA ENTONABA EL CÉLEBRE “HIMNO DE BATALLA DE LA REPÚBLICA,” CANCIÓN POPULAR DEL TIEMPO DE LA GUERRA DE SECESIÓN.

 

Tomado de la mano de su esposa Laura y de la primera dama, Michele Obama, Bush comenzó a canturrear con una extraña sonrisa en el rostro, en total contraste con la solemnidad del momento, para embarazo general de los presentes.

 

Aunque la gran prensa haya sido discreta sobre lo ocurrido, las redes sociales armaron el jolgorio, con un alud de comentarios sobre la notoria descontrolada conducta del ex presidente; algunos de los cuales cuchicheaban que su comportamiento es producto de una enfermedad mental o de las secuelas de su alcoholismo.

 

No deja de ser irónico que, al mismo tiempo en que su antiguo socio en la destrucción de Irak, el ex primer ministro británico Tony Blair se desmoraliza cada vez que aparecen las divulgaciones del informe de la Comisión Chilcot, Bush haya revelado lo que tal vez haya sido siempre su verdadera personalidad.

 

El comportamiento de Bush se puede comprobar en este video.

 

 

Sin categoría

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario